PMF: ¿Cómo aguantar a la pareja de tu pareja? by Calígula.

Publicado en por Madame Desamor

Querido Calígula:

 

En primer lugar agradecerte que me escribieras, al ya re-usado mail madamedesamor@unionmadrid.es. Por supuesto sabes que es mi deber caer de espaldas sobre una mesa, hasta la coronilla de cerveza si puede ser, en tu compañía. Cuando quieras y gustes. Por lo pronto, veamos.

 

Al mandar una pregunta como esta, estás participando activamente en un rumor global que se está extendiendo ahora incluso por los bares. Pues no andaba yo, anoche mismo, en una discoteca bastante conocida de los madriles y se me acerca un desamorado y me dice: "Hola Madame Desamor". Yo, un poco sorprendida respondo: "Hola, qué" y va y me dice: "Una pregunta; las preguntas que pones en el blog... son inventadas ¿no?" Pues mira, no. Después de eso, le tiré la copa encima, le pateé el hígado y todo el Cuerpo de Seguridad del Estado (y de la discoteca) sacó al individuo a la calle, donde fue atropellado por un autobús, pisoteado por la muchedumbre y rociado con gas mostaza. Esta fue la reacción espontánea de los presentes. Cuando conseguí despegarle del asfalto, le expliqué que érais vosotros -los leyentes- que os inventábais cada vez preguntas más raras. Yo sólo soy una mandada. Que escribe y calla.

 

En tu mail, además de la preguntita ésta, comentabas que a la pareja de tu pareja le olía un poco el aliento. Bien, la halitosis es algo que aún no he investigado. Pero lo que no he investigado aún es esto de "la pareja de mi pareja". Con esto quieres decir que eres "El Otro". Como cuando Nicole Kidman se entera en la peli aquella tan rara de que sus hijos son unos fantasmas y que incluso fue ella misma quien los mató en un momento de estrés. Qué cosas. Así que eres un amante. Muy bien, yo te acepto. Pero veamos algunas cosas.

 

Lo primero: ser amante sólo es divertido en las películas. En la vida real es como si el día de tu cumpleaños le hiceran regalos a todos tus hermanos menos a ti. Te quitan todo el protagonismo. Además, no se puede evitar pensar que tu pareja te está engañando y encima, de forma legítima. Con un marido, o algo así. Qué tragedia griega. ¿Cómo duerme uno? Dando vueltas, seguro.

 

Lo segundo: Además de que compartir no es salud, ser amante es como abdicar de un puesto y decirle al mundo que no contamos con el amor propio suficiente. Si queremos estar con alguien, no se puede compartir así. A jornada completa. A todos nos gusta que nos quieran en exclusiva.

 

ss  A lo mejor no se puede evitar querer a esa persona, aunque uno sepa de sobra estas cosas, MD.

 

Ya. Dado esto por hecho, ahí voy.

 

No tienes por qué llevarte bien con la pareja de tu pareja, Calígula. Es más. Mándale a paseo. ¿Por qué no deshacerte de él? Puedes meterle la cabeza en un retrete, amordazarle y mandarle en un avión a Tegucigalpa o llevarle en barco hasta un sitio donde haya tiburones, en Australia por ejemplo, y allí dejar a los animalitos hacer de las suyas.

 

ss  Muy factible todo.

 

Ya.

 

Bueno Calígula, pues entonces búscate a otra que no tenga pareja.

O hazte amigo de la pareja de ella y le hacéis el vacío.

Y vais a jugar al billar, o algo.

Y criticáis su forma de hacer el café.

 

O se lo comentas a ella, "Oye mira, no soporto a tu marido" y que elija.

Igual te da una sopresa.

 

Y si no, pues al menos te ríes un ratillo.

 

Eso sí; cómprale chicles de menta.

 

 

 

Con todo mi aprecio.

Madame Desamor.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Madame Desamor 02/27/2011 20:51


¡De nada! Me alegro que te hayas hecho ya con los chicles, eso siempre ayuda. Y no te preocupes por el sujeto, que el gas mostaza ya hizo lo que debía! Muchas gracias aún así :)
Besos!


caligula 02/26/2011 20:40


Por cierto: si me dice usted quién es ese individuo que se encontró en la discoteca madrileña, acudiré en su defensa de usted y le pondré los puntos sobre las íes, o mejor que los puntos de sutura
se los pongan en el hospital.


caligula 02/26/2011 20:39


Estimada Doña Desa:

Muchas gracias por su rápida respuesta. Intentaré poner en orden mi cabeza (creo que empezaré peinándome y luego me afeitaré) y llevar a cabo su consejo. Lo primero ya está hecho: los chicles están
comprados. Le estoy dando vueltas a lo de hacerme amigo de la pareja de mi pareja. Al fin y al cabo, tenemos alguna que otra cosa en común, como la pareja, y ese es un buen tema de conversación
para ir conociéndonos. Después, podemos pasar por una armería.

Un saludo de su agradecido admirador.

caligula