D.E.: ¿Qué pensar cuando te dejan por alguien peor que tú? by VV.AA.

Publicado en por Madame Desamor

Nuestro novio. Nuestra novia. De pronto se convierten en personas extrañas que comparten cama con seres que no merecen vivir. Con gente que no nos llega a la altura del talón. Ya no conseguimos acordarnos de quién es, ahora simplemente se trata de un loco o una loca que nos ha cambiado por alguien. Como si fuéramos un cromo.

 

Y así es como nos sentimos.

 

De lo que no nos damos cuenta es de que quizá nosotros hemos ido haciendo un poco lo mismo a lo largo de nuestra historia. Me explico.

 

Con cada amor, así como si fuera una asignatura nueva, se van aprendiendo cosas. No da tiempo a caer siempre en los mismos errores, ni a solucionar los antiguos con quienes los cometimos. El nuevo novio o la nueva novia se llevan siempre lo positivo que hemos aprendido con el anterior. Y quizá deberíamos conformarnos con eso.

 

Pero nos gana el orgullo.

 

Ya van dos veces que me piden matrimonio. La primera dije que no. Pero con el tiempo me di cuenta de que debí haber dicho que sí. Más que nada porque me daban 4000 libras por firmar un papel. Pero no quise meterme en ése tipo de líos legales. La segunda vez y aprendida ya de la primera, dije que sí.  

 

Por suerte pude huir. No lo hice.

 

Así que de nada me sirvió la experiencia. Me equivoqué las dos veces. Ahora como diría Deolinda, soy, solteira de amores, casada com desamores.

 

Si seguimos pensando en aquella otra persona que en este momento hace feliz a nuestra ex pareja, nos volveremos locos. Mejor será pensar en qué errores no volveremos a cometer nosotros, con la siguiente. En lo que hemos aprendido y no en lo que hemos sufrido.

 

Fijar el objetivo en el futuro.

 

De la misma forma en que parece que dos líneas paralelas no van a unirse nunca. Si uno mira fijamente la via de un tren, llega un punto en el horizonte en el que se juntan.

 

Se puede pensar que a partir de ése punto, continúen juntas durante un largo camino.

 

O, como realmente sabemos, no llegan a unirse, sino que continuan una frente a la otra.

 

Sin llegar a separarse.

 

 

Etiquetado en Dudas existenciales

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post