D.E.: ¿Por qué los domingos son días tan raros? by Gus.

Publicado en por Madame Desamor

Querido Gus:

 

En primer lugar quería agradecerte tu pregunta, así vía privado de Twitter. Twitter es un invento del demonio que he aprendido a usar recientemente. Es una especie de sala enorme y repleta de gente que no para de hablar. En todo eso, a veces uno dice algo y de forma misteriosa funciona. No me preguntéis como. Ya casi hay 400 personas detrás de mí en ésa plataforma y si se quitasen el cerebro y fuesen zombies, creedme. Correría. El caso Gus, gracias. Se me han terminado las palomitas, tengo un bollo, de ésos de mármol. Está muy rico, si gustas ya sabes. Ahora a lo mío.

 

Los domingos. Decía no me acuerdo quien, que los domingos ocurren siempre cosas maravillosas. De verdad, no consigo recordar quién escribió eso. Si lo tuviera delante diría que es falso. Una verdadera falacia. El caso es que los domingos vienen acompañados de una especie de nostalgia supina, fiebres resacosas, cumbres encrespadas, almas desarmadas, nada en la nevera. Y demás.

 

Los domingos uno abre la ventana y puede encontrarse con su propio pasado, en vez de con la cara de algún vecino tendiendo la ropa. También puede ser que se dé uno cuenta que su paragüero se ha oxidado o recuerde una frase antigua, que escribió de joven. En una carta de amor, muy tonta. Algo así, siendo sincera, totalmente como: "Ahora sé que en primavera también llueve". Y se antoje como una infantiloidada y desee uno la muerte, lenta y dolorosamente. Qué narices. Eso no se escribe.

 

Así se escribe un domingo. En morse. Luego se lee el lunes y se piensa "No sé qué carajo significan ni la mitad de estas palabras". Haber podido dormir, no es culpa nuestra.

 

El caso es que para evitar el tsunami melancólico de un domingo lluvioso, aunque estemos ya en abril, hay que tener buen ojo. A saber:

 

Palomitas en la despensa. No pueden faltar.

Una película o serie que nos vaya a entretener. No de ésas que a uno le dejan la boca seca.

Ideas para escribir. No hay nada peor que estar un domingo en blanco.

Herramientas para poder escribir o en su defecto otro hobbie que podamos tener. Libros. Acuarelas.

Planes infalibles para cambiar nuestra vida a partir de mañana-lunes. A saber:

- Mañana-lunes dejo de fumar.

- Mañana-lunes empiezo a estudiar Ingeniería Industrial y me dedico a algo de bien.

- Mañana-lunes voy y me cierro la cuenta del banco y compro fruta.

- Mañana-lunes me despido del trabajo, cojo todo mi dinero y huyo a Portugal, con un perro y una mochila. Y allí ya veo.

 

Lo más raro del domingo, un hecho inexplicable. ¿Por qué no dormiremos bien? Quizá estemos pensando en los hitos de mañana-lunes. O en lo que tendríamos que haber hecho otros domingos y no hicimos. O sencillamente es el aburrimiento soporífero de un día de lluvia, que no nos deja ahora concentrarnos como debemos.

 

Lo único que sé, es que cada domingo del mundo es más raro que el anterior.

Y por tu pregunta querido, no debo ser la única. Que lo piensa.

 

Qué tendrán los domingos.

Sólo espero que no se alíen.

 

Y vengan a por nosotros.

 

 

Con todo mi aprecio.

Madame Desamor.

Etiquetado en Dudas existenciales

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

GABO 04/04/2011 08:36


POR QUE ES TAN CRUEL EL AMOR? QUE NO ME DEJA OLVIDAR.