D.E.: ¿Por qué el ser humano siempre piensa que le falta algo sin disfrutar de lo que tiene? by Jorge.

Publicado en por Madame Desamor

Querido Jorge:

 

Primero agradecerte tu participación a través de la página de MD en Facebook. Después decirte que en compensación, podemos dar unos cuantos saltitos por parques y jardines. Si no te parece lo suficientemente bucólico, te mando un abrazo de los que dejan sin respiración y cuando te recuperes, lees la respuesta. Ahí vamos. 

 

Tu pregunta me ha hecho pensar durante un rato. Después me he tomado un café. Después he dado un pequeño paseo y he comentado con unas vecinas que es una verdadera faena que la pescadería cerrara los lunes. Más tarde he recordado que alguien había preguntado algo y he vuelto a cumplir con mi deber cívico.

 

Todo esto, la pregunta digo. Tiene que ver con una idea que me parece esencial. Además de la  felicidad, que básicamente es lo que vienes a preguntar (por qué no somos felices). Pues además de eso, tiene que ver con que sepamos -o no- qué narices queremos. Si uno sabe lo que quiere y lo consigue, desde luego lo disfrutará. Si no lo sabe, andará buscando, buscando. Sólo sabiendo que lo que tiene no es exactamente lo que desea. Porque de lo que desea no tiene consciencia.

 

ss

 

   Gente que no escucha a su Sujeto Subversivo.

 

 

 

Puede.

 

El caso es que si uno quiere ser astronauta y se mete a filológo, probablemente sea infeliz. De la misma manera, en demasiadas ocasiones proyectamos grandes deseos en objetos banales. Podemos desear tener más control sobre nuestra vida, por ejemplo. Una idea un pelín abstracta. Puede ser difícil de materializar. Así que es más fácil pensar que lo que necesitamos de verdad es comprarnos un coche.

 

Puede parecer una teoría arriesgada, lo sé. Pero que levante la mano el que nunca haya sentido cerca del estómago una especie de vacío, que no es hambre, que no son ganas de fumar, que no es que nos haya sentado mal el desayuno. Es como si nos faltase algo. Y puede ser, quizá no en todos los casos, pero puede ser que nos falte una parte de nosotros mismos. Que no sepamos qué nos falta. Y que dediquemos nuestra vida a buscar eso, que no sabemos qué es y que no sabemos dónde tenemos que colocar, pero que tiene el mismo valor que un tesoro. Que es en sí un tesoro. 

 

ss

 

  Ya te ha dado de lleno la burbuja filosófica.

 

 

 

Lo siento, la pregunta lo vale.

 

Imaginemos por otro lado que no. Que nada tiene que ver con todo esto. Que el sujeto en cuestión tiene muy claro quién es, a qué ha venido y lo que necesita. Entonces si no es feliz con lo que tiene, si no se conforma, es que quiere más. Si queremos más es que tenemos una tendencia al progreso. Eso no tiene por qué ser malo si el cambio nos motiva pero sí, si nos deprime. Está bien querer avanzar. Pero para eso hay que avanzar. No quedarnos en la idea.

 

Luego es que hay gente a la que le encanta quejarse. Que se reboza en la queja, cual filete de pollo. Lo ideal es que uno sepa ver lo bueno y lo malo de cada situación. Esto es lo que se llama ser realista. Si uno ve sólo lo malo será pesimista y si ve sólo lo bueno será optimista. Cualquiera de estas opciones están fuera de la realidad, ya que cualquier realidad tiene algo positivo y algo negativo.

 

ss

 

  Hoy estás muy adoctrinadora, diría yo.

 

 

 

Es que hay niebla. Será eso. Y la pescadería estaba cerrada, al fin y al cabo. Cuando uno decide hacer lubina al horno y no hay pescado, los planes se van al garete.

 

El caso es, querido, que aquel que no sepa apreciar lo bueno de su situación es que ha dejado de ser realista y está enfangado en una queja pesimista. Eso es un rollo. Y lo más dificíl es que sólo podemos cambiar desde dentro, no podemos hacer ver al otro (si no quiere) cómo es su propia realidad. Ya cuesta el suficiente trabajo enterarnos de cómo es la nuestra.

 

Así que nos vale con ver lo bueno y lo malo de nosotros, de nuestras situaciones.

Y a los demás que les vayan dando, si no quieren hacerlo.

 

Si la pescadería está cerrada, hoy toca carne, o tortilla o pan duro. Qué más da.

Si hace niebla, ayer hacía sol.

Y lo mejor de todo, es que no sabremos qué tiempo hará mañana. Y ahí sí que está bien pensar.

 

Que mañana será debuti.

 

 

 

Con todo mi aprecio.

Madame Desamor.

 

Etiquetado en Dudas existenciales

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post

Madame Desamor 01/19/2011 20:50


Gracias a tí, que me diste la mía. ¡¡Un beso!!


Miguel RA 01/19/2011 20:12


Es perfecto: Nuestro tesoro es nuestra vida.¡¡GRACIAS POR RECORDARMELO!!