AyD: ¿Qué no ha de hacerse nunca por amor? by Jose.

Publicado en por Madame Desamor

Querido Jose:

 

En primer lugar quería agradecerte la pregunta de una forma sencilla, mandándote un abrazo muy gordo, allá donde estés. Por lo demás, quería disculparme por haber tardado un poco en contestar, pero me pillaste en fin de semana y a veces puede resultar complicado. Así que espero que la respuesta no llegue tarde, te sirva y mil gracias. Empezamos ya.

 

Creo que tengo muy clara la respuesta a esta pregunta, pero le voy a dar unas cuantas vueltas, porque si no, no sería yo. Primero ¿qué tipo de amor? Si ya sabes que es alguien que merece la pena, imagino, que uno puede estar dispuesto a hacer muchas cosas. Pedir un día libre en el trabajo, preparar unos bocadillos de jamón serrano con tomate y escaparse al parque del retiro, puede ser una opción. Hacer alguna pintada en la calle, a lo vandálico, que le da un toque juvenil y desesperado al asunto. Colarse en algún sitio público por la noche. Trabajar en festivo. Tragarse una exposición de Simo, un concierto, una película turca en versión original, una exposición de algún pintor alemán muerto. Del aburrimiento.

 

Pues si merece la pena, todas ésas cosas y más. Aunque quiero hacer hicapié en el momento en el que uno pasa por todo eso: antes de. Antes de estar con alguien es cuando hacemos los méritos más vistosos. En cuanto le hemos seducido, ya podemos relajarnos un poco. Entonces va el: principio de. Al principio de las relaciones uno suele ir a los bares que el otro frecuenta, beber lo mismo que el otro, para que no vaya a pensar que se nos va de las manos. Escuchar la misma música e interesarse por las mismas cosas. Si a nuestra nueva pareja le gusta el puenting y nosotros tenemos vértigo igual lo pasamos mal. Si le interesa la fusión nuclear porque es ingeniero físico, nosotros podemos hablarle de La Metamorfosis, de Kafka y después dar un beso. Eso siempre desvía la atención.

 

Por otra parte esta fase puede ser peligrosa. Porque aquí uno puede poner mucha carne en el asador, pero siempre está bien que sea algo recíproco. En El Señor de los Anillos, si Frodo se ponía demasiado tiempo el anillo su alma se volvía al lado de la sombras. Podría haberse convertido en un Gollum cualquiera por el simple hecho de no controlar las veces que se lo calzaba. Con esto sólo quiero decir que igual si cedemos demasiado a los deseos del otro, estemos dejando los nuestros un poco olvidados.

 

Aquí es importante saber que lógicamente no podemos exigir a la otra persona que haga cosas. Eso sale siempre de uno mismo. Es decir si a tu pareja le ha apetecido hacer puentig y tú lo hiciste a pesar de tu vértigo, si lo pasas mal tú lo elegiste. Del mismo modo, si al día siguiente le pidieras hacer encaje de bolillos contigo y no acepta, no puedes recriminarle que tú si hiciste cosas por él.

 

ss  Puenting y encaje de bolillos... tus gustos me sorprenden cada día más.

 

El caso, querido, es que hasta aquí todo es normal.

 

Aún así, para que quede claro, creo que voy a ennumerar las cosas que jamás haría por amor. Y digo jamás porque creo firmemente que no las haría. Si algún día me descubres haciendo algo de esto, puedes recordármelo y reírte de mí hasta el fin de mis días. Voy:

 

No mataría a nadie por amor. Creo.

No comería ningún tipo de insecto, especialmente cucarachas, por amor.

No votaría a un partido contrario a mi ideología por amor.

 

En cualquier caso. Cogería un avión por amor; dejaría que me despidieran, por amor; vería exposiciones absurdas, por amor; me documentaría sobre cine y cómic japonés, por amor; colgaría carteles por la calle, por amor; me disfrazaría de payaso, por amor; escribiría cartas horribles, por amor; tocaría unas maracas en una casa okupa, por amor; me bañaría en un río con el agua helada, por amor; acariciaría una serpiente, por amor; fingiría ser fan de ciertos (y repugnantes) grupos musicales, por amor; drogaría a alguna contrincante, por amor; me vestiría de femme fatale, por amor; o cenaría una sopa de frijoles sin sal por verdadero y auténtico amor.

 

Lo que intentaría no hacer nunca, lo que de verdad pienso que no se debería hacer nunca.

Porque uno puede ceder en ciertas cosas. Conceder privilegios al objeto amado. Darse. Dar.

Aunque si no pasa una vez, uno no hace más que repetirlo.

 

Es olvidar quien es uno mismo.

 

Aunque puedes estar tranquilo. Porque si eso ya te pasó. No estás en peligro.

 

 

Con todo mi aprecio.

Madame Desamor.

Etiquetado en Amor y Desamor

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post