AyD: ¿Por qué el amor es tan cruel y no me deja olvidar? by Gabo.

Publicado en por Madame Desamor

Querido Gabo:

 

En primer lugar quería agradecerte tu pregunta, por una parte, a través del blog. Por otra parte me lanzas una pregunta cantada, algo, hasta el momento, inaudito. Qué completo. Me hubiera encantado que la pregunta fuese acompañada también de una coreografía, vamos a lanzar ésa idea para otro valiente. Por lo pronto, vuelvo a darte las gracias y recordarte que aquí estoy para lo que necesites, ya sea a través de la música, del baile o lo que sea. A cambio puedo ofrecerte una amplia sonrisa, que te dedico, desde este lado del charco. Sin más, ni más, empezamos.

 

El hecho de que escribas en mayúsculas me dá qué pensar. Pienso que puede que se te hayan bloqueado las mayúsculas en tu ordenador y no puedas desbloquearlas. En ése caso, puedes llamar a un técnico, quizá puedan ayudarte. Por otro lado, creo que si no es una cuestión técnica, es que puede que estés un poco nervioso y/o desesperado. Bien. El primer paso es tranquilizarse. Respiremos. Así:

 

Inspira.

 

Expira.

 

Ahora que estarás más relajado, ya vamos al tema. El amor entendido como algo cruel. Es cierto que hay veces que dan ganas de darse de baja. Es más, muchos estamos ingresando las listas del paro amorístico en el país. Muchos piensan que es cosa de trabajo y no trabajo, pero no amigo. Si se preguntara a todos los desgraciados que hacemos cola en el INEM, se sabría: somos todos solteros. Qué desperdicio. El caso.

 

Te han tratado mal. Te han roto el corazón. Esto es muy serio. Cuando uno se siente así, tiene que cuidar mucho de sí mismo. Qué significa esto. Aunque no te parezca útil, tienes que darte muchos automimos. Es lo que hay que hacer si uno está triste. Este periodo no puede durar mucho. Digamos que lo suficiente para encontrarnos un poco mejor, sin llegar a la autocompasión y al victimismo, que no nos harán superar nuestro estado de ánimo.

 

Por otra parte, por mucho que pueda doler a veces, uno no puede olvidar. Lo único que puede hacer es aprender a vivir con lo que sea. Echar la vista atrás y sentirse orgulloso de sí mismo cuando pueda decir "yo pasé por aquello y sobreviví". Da igual la gravedad de la situación. Es lo mismo que nos robaran una golosina siendo niños o que nos apuñalaran en un callejón. Los recuerdos son un puzzle que forma nuestra cabeza. No puede faltar ninguna pieza. Cada una de ellas nos hacen lo que somos, como somos. Aunque a veces duela, aunque pensemos que no vamos a poder.

 

Siempre ayuda hablar con amigos, dar paseos, salir de viaje, pisar un poco la arena de la playa. Si no hay playa, mirar al monte, respirar aire fresco. Si el cuerpo nos pide reir, no esquivar las ganas. Que la risa es medicina para cualquier enfermedad, querido. Sobre todo si la aplicamos sobre nosotros mismos.

 

Si quisieras olvidarte realmente de aquello que te haya pasado, a mí la ginebra me disuelve las neuronas en los últimos tiempos.

 

ss  Por favor... ¡menudo consejo!

 

Es verdad. No quiero resultar frívola.

 

Date tiempo, querido. Cuídate mucho y mímate lo que puedas.

Cuando asimiles que así es y así ha pasado, sea lo que sea, tendrás un poco más de paz.

Cuando pase un poco más de tiempo y mires hacia atrás, verás con perspectiva lo que has aprendido.

 

Y algún tiempo más tarde.

 

Podrás echarte unas cuantas risas. 

 

 

Con todo mi aprecio.

Madame Desamor.

Etiquetado en Amor y Desamor

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:

Comentar este post